Por @Alvy — 18 de Diciembre de 2015

Star Wars: The Force Awakens

{Reseña sin spoilers para no destriparle la peli a nadie que no haya visto los trailers.}

Han pasado 32 años desde el estreno de El retorno del Jedi, así que ese es el tiempo que muchos llevábamos esperando para vivir la continuación de una de las sagas más míticas de la historia, especialmente los que somos de la generación de los 80. Bendita paciencia. Lo mejor es que J.J. Abrams podrá mantener su nombre y nadie podrá apodarle J.J. Binks.

Star Wars: El despertar de la fuerza ha conseguido hacer algo realmente complicado: el suave paso de una generación a la siguiente en cuanto a una historia, unos actores e incluso un estilo de hacer cine. Y además lo consigue con una muy buena historia con infinidad de guiños, frases míticas y detalles al pasado. Y con un espectáculo que es en sí mismo emocionante, divertido y un poco intrigante a la vez.

Todo el mundo sabe ya que en la El despertar de la fuerza los actores de la primera trilogía (episodios IV, V y VI) se encarnan a sí mismos transcurridos 30 años de la trilogía original. Lo que menos gente sabe es cuáles son y cuánto salen en pantalla. Por eso hay que tener cuidado no caer en el spoiler mortal de visitar la ficha de El despertar de la fuerza en la IMDB, leer los títulos de la banda sonora o simplemente rondar por Twitter viendo fotos - puedes descubrir más de lo debido y que décadas de espera se te chafen.

Star Wars: El despertar de la fuerza / póster oficial

Otro aspecto relevante es la adaptación a los «tiempos modernos» tanto de la historia como de la película en sí. Para empezar es una historia de mujeres fuertes, que supera el test de Bechdel del sexismo en el cine - algo que no hacían las otras. Por otro lado técnicamente está rodada con con versiones en 3D, IMAX (que dicen merece mucho la pena) y sonido Dolby Atmos. Finalmente tenemos el despliegue multimediático y de anticipación con años de antelación, juguetes de última generación y la saturación de internet y sus canales virales: tan solo en Estados Unidos había vendido 100 millones de dólares en reserva de entradas antes del estreno.

Y, ¿qué decir sobre los siempre importantes efectos especiales? En esta historia de aventuras y ciencia-ficción apenas se nota su existencia una vez activas la «suspensión de la incredulidad». De hecho Abrams y su equipo han puesto especial cuidado en no fastidiarla y en usar cromas y maquetas en miniatura cuando era razonablemente posible para que la película se pareciera más a la trilogía original.

J.J. Abrams se ha ganado nuestro respeto y muy probablemente el de toda una nueva generación de fans. Queda claro que, al igual que le ha sucedido a los universos de Marvel o Star Trek, al de Lucas/Disney se le ha dado cuerda para rato, probablemente hasta el infinito, y que este comienzo de trilogía que sin duda batirá todo tipo de récords.

Algunas anotaciones más relacionadas con Star Wars: el despertar de la Fuerza, también sin spoilers:

Risas relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear