Por @Alvy — 4 de Diciembre de 2014

Quicksilver2

La película podrá considerarse mejor o peor, pero solo por esta escena merece la pena. En X-Men: Días del futuro pasado el peculiar Quicksilver realiza un numerito propio de un mutante nacido con el don de la supervelocidad en una huída a través de la cocina del Pentágono. Al ritmo de Time In A Bottle de Jim Croce da toda una lección de cómo resolver una situación complicada en una centésima de segundo… pero con estilo. Sencillamente genial.

En la página de Rising Sun Pictures, una de las empresas que trabajó en los efectos visuales de la película puede verse la escena completa con explicaciones sobre el cómo-se-hizo: X-Men: Days of Future Past: Quicksilver.

Quicksilver1

En la secuencia en cuestión prácticamente nada de lo que se ve es real: casi todos los objetos son recreaciones en 3D, los efectos de las salpicaduras, humo y rastros proceden también del ordenador e incluso en muchas tomas parte del cuerpo de Quicksilver mientras corre –e incluso las caras de otros personajes– están montadas sobre modelos 3D. Lo interesante es que cada una de estas creaciones tiene un detalle increíble, lo que permitió a los artistas realizar la toma en 3D desde diversos ángulos, como quien maneja una maqueta.

Una especie de nuevo bullet-time para una nueva época, sin duda.

(Vía The Awesomer.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear