Por @Alvy — 24 de Octubre de 2015

Netflix: el esperado aterrizaje en España del videoclub «definitivo»

Esta semana asistimos a la puesta de largo de Netflix en España, un servicio que en EE UU puso de moda a finales de los 90 la denominada «tarifa plana de videoclub» originalmente con DVD físicos y posteriormente a través de streaming en Internet. Con el tiempo su catálogo aumentó, la gente dispuso de mayor ancho de banda y aquí estamos: con un sitio en el que ver literalmente miles de películas en HD y Ultra HD 4K con solo un par de clics.

Netflix funciona prácticamente en todas las plataformas: Mac, Windows, Linux y cualquier chisme que tenga un navegador web moderno. También tiene apps nativas para dispositivos iOS, Android, Windows 10, Kindle Fire, Chromecast, PS4, Roku y algunas consolas de videojuegos. También está en Vodafone TV y bastantes Smart TV.

El videoclub en el televisor

De todos modos la experiencia en cada una de estas plataformas puede ser de lo más variada: algunas apps funcionan bien y otras parecen versiones desactualizadas que «cascan» a las primeras de cambio o –como en el caso de las Smart TV– ser un auténtico infierno, en parte por culpa de los propios fabricantes de televisores «inteligentes» también. Basta mirar un poco los foros y redes sociales para ver decenas de mensajes de gente despotricando porque en su Smart TV la app de Netflix no está o no funciona. A mi, por ejemplo, no me funcionó.

Tardé un par de días en localizar el problema, hablar con el soporte técnico de Samsung, realizar un reset completo del Smart Hub (donde había aparecido «mágicamente» la app, aunque se negaba a arrancar), actualizar el firmware del aparato (por USB, porque por Internet no lo aceptaba) y volver a descargar todas las apps, al final conseguí que la app de Netflix funcionara correctamente. Un usuario poco tecnológico habría fenecido en el intento; ¡si apenas se las arreglan para reordenar los canales!

Que funcione Netflix en el televisor es tan importante como que probablemente no tiene sentido suscribirse si no puedes ver las películas y series cómodamente sentado en el salón de tu casa, en la mayor pantalla y con el mejor sonido de que dispones. Si te aseguras de esto, es un buen comienzo – porque muchas películas están en HD y algunas incluso en Ultra HD 4K. Aparte de eso una cuenta Netflix se puede usar en varios dispositivos simultáneamente y se puede registrar a varios «miembros de la familia» (incluidos los niños en un modo especial Kids) para que cada cual tenga su experiencia personalizada y acceso a los contenidos para su edad.

Películas, documentales y series: el catálogo

Según he leído por ahí el catálogo en España de películas y series ronda los mil títulos, lo cual se antoja a todas luces escaso: en Europa suele estar entre 2000 y 3000 y en EE UU ha superado los 6000. Lo peor en mi opinión: muchas de las series están incompletas y tan solo hay algunas temporadas aunque los episodios más recientes ya se hayan emitido en otros países. Por dar algunos ejemplos: si te gusta El puente solo puedes ver la primera temporada (aunque hay dos); BattleStar Galáctica está completa, pero Family Guy no. Incomprensiblemente, incluso de House of Cards, la serie que produjo la propia Netflix, solo hay dos temporadas, aunque la tercera se emitió ya el pasado mes de Febrero.

Se agradece mucho que todo el material esté subtitulado en varios idiomas y siempre en versión original pero… ¿No se podrían incluir las series completas más recientes, aunque fuera en su idioma original? Esas carencias son los problemas típicos de la absurda «distribución por regiones y países» que todavía impera en el sector – que tiene en cuenta los intereses de todas las partes… Menos de los clientes y los fans.

[Los más hackers por cierto encuentran formas de saltarse esas limitaciones de las regiones igual que se las saltaban con los DVD, a través de VPNs, modificaciones «no oficiales» y demás, para poder ver el catálogo completo de otros países. Pero la verdad es que no he investigado mucho al respecto.]

Respecto al catálogo poco más que decir, porque ahí la cosa es un poco cuestión de gustos: hay cerca de cien títulos/series españolas desde D’Artacan a El ministerio del tiempo y más ausencias que títulos destacados: están todos los Torrentes pero ni un Amenábar, Fesser o el cine clásico. En cine internacional (es decir: de Hollywood) hay lógicamente más variedad, pero igual que hay algunos títulos estupendos y alguna joyita indie también hay grandes ausencias. A quien le interese contratarlo para ver una temática o serie muy concretas más le vale asegurarse previamente de que está disponible o se llevará una gran decepción.

Calidad

En cuanto a la velocidad de conexión necesaria… Pues cuanto más rápida sea la conexión, mejor. Yo voy por fibra óptica a 300 Mbps, es estable y no tengo problemas; el consumo apenas se aprecia (varía entre 0,3 y 3 GB/hora según la calidad). Eso sí: al medirlo y usarlo hay que aplicar todas las precauciones habituales con el wifi, que esas mediciones no son las más adecuadas para una transmisión tan «exigente».

Otro detalle es que las películas y series parecen arrancar todas en «ultra baja calidad» (240p o algo así) con píxeles como puños… Pero es algo que en los primeros segundos/minutos desaparece tan pronto la aplicación se adapta dinámicamente a la velocidad disponible; basta pulsar el botón Info en el Smart TV para comprobar la tasa de transferencia. (A mi me ha marcado solo hasta 720p, técnicamente HD pero la calidad en algunas películas parece Full-HD 1080p). Por desgracia el truco del clip de ejemplo 23.976 no funciona en España y en el comprobador oficial de velocidad de Netflix España ni siquiera aparece todavía.

Clientes: pasen por caja

La oferta de planes de suscripción es a grandes rasgos «visionados ilimitados» en todos los planes, que son tres: por 8€ al mes un plan básico en calidad SD (normal) y una conexión única; por 10€ calidad HD para dos conexiones simultáneas y por 12€ calidad Ultra HD 4K para hasta 4 conexiones simultáneas. Y probablemente el maná de series y películas será algo que querrás tener para siempre, como el fluido eléctrico.

La promoción de lanzamiento consiste en que el primer mes es gratis y se puede cancelar en cualquier momento antes de que se empiece a facturar – así que es una buena forma de probarlo en «real» con la conexión y dispositivos de que se disponga (yo estoy probando el plan de 10€). Vodafone está ofreciendo a nuevos clientes una opción de 6 meses gratis para altas nuevas en sus servicios.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear