Por @Alvy — 27 de Abril de 2015

Siempre quise visitar la Antártida, pero no es cosa fácil. Por suerte películas como la de Kalle Ljung nos acercan un poco el misterioso continente cada vez con más calidad y capacidad de inmersión, aunque sea tras una pantalla plana de alta resolución.

Antártida se rodó en un viaje de 20 días durante este invierno; allí era la época veraniega y prácticamente «día perpetuo», pese a lo cual las temperaturas son heladoras y los icebergs campan a sus anchas por las tranquilas aguas.

Durante los 16 días de filmación se realizaron tomas con la GoPro Hero3+ y la Phantom 2 de DJI. La edición final está realizada con Final Cut Pro X. Algunas de las tomas aéreas son tan espectaculares como solo pueden ser tomadas desde un dron; en aquellas a baja altura un helicóptero probablemente produciría demasiadas vibraciones, oleaje y sombras que no resultarían tan efectistas.

La música es una preciosa composición de Music Bed. Toda una oda a la naturaleza.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear