Logo Lainformacion.com
< 50º lanzamiento consecutivo con éxito de un Ariane
Un mural animado de Tokio tan grande tan grande que ni sus creadores s >

Prometheus

Un fotograma de la película

3 estrellas: entretenida pero no engancha Prometheus (Ridley Scott, 2012). En 2089 una expedición arqueológica a la isla de Skye descubre un mapa estelar entre las pinturas rupestres de una cueva con unos motivos muy similares a otros aparecidos en otras culturas que existieron en la Tierra y que nunca tuvieron contacto entre ellas.

Convencidos de que eso es una pista para indicarnos de donde procedemos, Elizabeth Shaw y Charlie Holloway consiguen que la Weyland Corporation financie una expedición a LV233, una luna que orbita un gigante de gas del sistema solar de Gliese 86, que es a donde apunta este mapa.

Una vez allí darán enseguida con unas instalaciones dejadas atrás por los Ingenieros, la raza a la que hacían referencia las pinturas y que podrían ser los que trajeron la vida a la Tierra.

Claro que a partir de ahí las cosas se empiezan a liar… Y hasta aquí voy a escribir acerca de la historia para evitar destriparle el argumento de la película a nadie, aunque con el retraso con el que se ha estrenado en España, habrá sido prácticamente imposible no encontrarse con algún spoiler por Internet adelante.

Personalmente, tenía muchas ganas de ver Prometheus, algo que pude hacer con cierta antelación gracias a la amable invitación de la 20th Century Fox a un pase previo, pero esperaba que los 33 años que han pasado entre el estreno de Alien y el de esta hubieran servido para algo más que para obtener una película técnicamente impecable pero que en mi opinión carece de alma.

Porque Prometheus en efecto puede considerarse como una reintepretación de Alien o un homenaje a esta, aún cuando Ridley Scott ha dicho que no son historias directamente conectadas a pesar de transcurrir en el mismo universo, pero me parece que los guionistas han sido demasiado fieles al original, tanto que la historia no me llegó a enganchar porque en todo momento me iba imaginando y, lo que es peor, acertando lo que iba a pasar.

Otro fotograma de pantalla de la película

Y cuando eso pasa me pongo, sin poder evitarlo, a buscar las incoherencias en el guión, y creedme que este tiene unos cuantos. Si no te preocupan los (ligeros) spoilers, aquí hay unos cuantos y aquí una parodia bastante ácida en forma de precuela, casi tanto como la sangre de un alien.

Aún así, pasé un rato entretenido, y supongo que veré la versión del director, no porque vaya a aclarar cosas que no quedan claras en la versión estrenada en los cines, porque en la vida real muchas veces no obtenemos todas las respuestas, sino por ver si así sí me engancha la historia y de paso para repasar los montones e referencias a otras películas e historias como Lawrence de Arabia, 2001 y seguro que otras más que olvido o que no pillé.

Pero esperaré con bastantes menos ganas la ya anunciada Prometheus 2.