Logo Lainformacion.com
< MathRun: operaciones rápidas
Vectrex renaciendo de sus cenizas >

Hermanos de sangre, una serie de televisión que no puedes perderte

Hermanos de sangre

Estaba viendo las andanzas de Damian Lewis en su papel de Nicholas Brody en Homeland cuando recordé que nunca habíamos dedicado una entrada otra magnífica serie –o miniserie, pues son 1o capítulos– de la que también es protagonista.

5 estrellas: imprescindible Hermanos de Sangre (HBO 2001 - DVD | Blu-ray) cuenta la historia de la Compañía Easy del segundo batallón del 506º Regimiento de Infantería Paracaidista de la 101ª División Aerotransportada desde su formación en 1942 hasta el final de la segunda guerra mundial, pasando por su salto sobre Normandía el Día D y la batalla de Bastogne entre otros hechos.

En ella Lewis interpreta a Richard Winters, quien quedó al mando de la Easy la noche del salto sobre Normandía al fallecer el teniente Thomas Meehan III, quien estaba al mando, al ser derribado su avión, y que terminaría la guerra al mando del segundo batallón del 506º con el rango de Comandante.

La serie está a su vez basada en el libro del mismo título escrito por Stephen E. Ambrose a partir de la documentación del regimiento y numerosas entrevistas con los supervivientes, que incluso salen al principio de algunos de los capítulos, lo que lo hace una de las mejores crónicas de la historia de una unidad que se haya escrito jamás.

Además, precisamente el haber hablado con los veteranos de lo unidad hace que ni el libro ni la serie sean una elegía de la guerra sino todo lo contrario, ya que muestra sin ambages como esta afecta a aquellos que toman parte en ella, por mucho que fuera una guerra contra el mal personificado en el régimen nazi.

Hermanos de sangre es de la HBO, lo que habitualmente es una garantía de calidad en cuanto a la producción, y en esta ocasión se cumple la premisa al 100%, con una magnífica ambientación –de hecho cuando algunos de los veteranos de la compañía visitaron los escenarios en los que se rodó no tuvieron ningún problema para reconocer el pueblo del que se trataba– y una realización y un montaje espectaculares.

En definitiva, una serie técnicamente brillante y con un guión excepcional, más que recomendable por si no había quedado claro.

(Y además recordé que te la debía, Julio).