Por @Alvy — 17 de Diciembre de 2013

Cy Kuckenbaker se entretuvo en este pequeño proyecto consistente en grabar varios minutos del tráfico cotidiano de una autopista de San Diego y luego recortar y pegar en vídeo los coches según su color. El objetivo de su proyecto era analizar la paleta de colores que forma el tráfico a su paso; el efecto que consiguió con la película es tan curioso como irreal: se ve que claramente «hay algo que no encaja» , como si fuera una autopista del futuro traída al presente. Interesante.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear