Logo Lainformacion.com
< Encuentro digital con Pablo Soto, y unos enlaces sobre el juicio
La nueva imagen de Spanair >

Stargate: The Ark of Truth

Stargate: Ark of Truth

3 estrellas: Un poco atropellada Stargate: The Ark of Truth. Dirigida por Robert C. Cooper. Con Ben Browder, Amanda Tapping, Christopher Judge, Michael Shanks y Claudia Black.

Ojo, esta reseña contiene spoilers de Stargate SG-1, en especial de las temporadas 9 y 10.

Tras haber disparado el Sangraal por la Superpuerta al final de la décima temporada de la serie el Comando Stargate supone, pero no sabe a ciencia cierta, que los Ori han sido destruidos por ese arma.

Aún así, les queda lidiar con las flotas Ori que bajo el mando de los priores recorren la Vía Láctea y la galaxia Ori, con lo que siguen buscando el Arca de la Verdad, un arma diseñada por los antiguos para acabar con el poder de los Ori, ya que cualquiera expuesto a sus efectos vería que los Ori no son dioses, con lo que estos dejarían de poder aprovechar la fuerza de su devoción para aumentar sus poderes.

La idea es poder utilizarla para hace ver a los priores que se equivocan en su adoración a los Ori y que dejen de intentar conquistar la galaxia por ellos.

Las pistas que van consiguiendo les llevan a pensar que el Arca está todavía en la galaxia Ori, por lo que viajan allí a bordo de la Odisea, aunque como suele suceder las cosas se torcerán enseguida cuando James Marrick, un representante de la IOA que va a bordo para supervisar la misión reconstruye un replicador con la idea de colocarlo en la flota Ori para que acabe con ella.

Esto hará que SG-1 tenga que librar una lucha en dos frentes al mismo tiempo, tanto contra los replicadores que infectan la Odisea, como contra Adria, que al ser un híbrido Ori-humano sobrevivió al ataque con en Sangraal y es más poderosa que nunca.

Esta película cierra el arco Ori que los guionistas introdujeron y desarrollaron durante la novena y décima temporadas de la serie, y en realidad es como un capítulo largo, con el inconveniente de que tienen que pasar tantas cosas para dejar atados todos los cabos necesarios que a ratos parece excesivamente precipitada.

En cualquier caso, recomendable para los que hayan seguido la serie.