Logo Lainformacion.com
< El capirote para los Trolls
Creación y destrucción >

Lost (Perdidos)

Serie geek Top #2: Lost (Perdidos) (2004). Creada por J.J. Abrams , Damon Lindelof, Jeffrey Lieber. Protagonizada por Matthew Fox (Jack), Evangeline Lilly (Kate), Terry O'Quinn (Locke), Josh Holloway (Sawyer).

Lost, Perdidos

El vuelo 815 de Oceanic Airlines se estrella en una remota isla en medio del océano Pacífico. Los 48 supervivientes pronto se dan cuenta de que están realmente perdidos a miles de kilómetros de su ruta prevista y que no serán rescatados. En su lucha diaria por la supervivencia, observan en aquel lugar se ocultan peligrosos secretos y extraños fenómenos, donde las más improbables coincidencias se suceden sin explicación. Miedo, odio, amistad y otros insintos básicos se combinan en un ambiente de pesadilla con situaciones extremas y explosivas, en un entorno cada vez misterioso: cada día que pasa es un nuevo reto de supervivencia para estos nuevos «robinsones».

Arrancando con el episodio piloto mas caro jamás rodado en la historia de las series de televisión, Lost (Perdidos) se hizo pronto con un hueco entre los aficionados a las series de suspense y fantasía. Curiosamente, una de sus grandes cualidades fue no desvelar en los primeros episodios el carácter fantástico o paranormal de la historia, y de hecho hasta transcurridos bastantes episodios no puede hablarse de una clasificación clara en un género determinado para la serie.

Lost no es tanto una historia de supervivencia como una historia sobre el pasado de los protagonistas: individuos sobre los que el espectador va descubriendo su pasado en acertados flashbacks que cuentan verdaderas joyas narrativas servidas en cómodas píldoras. Casi todos ellos provienen de familias disfuncionales, y tienen algo que «arreglar» de su pasado, historias generalmente oscuras que pueden «redimir» con sus acciones en la isla en que se ven atrapados. En la isla, nada es lo que parece. En cierto modo, la isla les resulta liberadora. Esa narración del pasado, con historias con «moraleja» se aprovecha para llevar la acción fuera de la isla, aunque siempre se acaba volviendo a ella como hilo conductor de nuevas situaciones. Cada historia personal es más sorprendente que la anterior, y cada episodio acaba con más suspense que sus predecesores.

Con abundantes toques de videoclips, la serie encariña al espectador con los protagonistas, con sus vidas, mientras le sumerge en una enrevesada cadena de misterios a cuál más sorprendente. Se ha comparado Lost con Twin Peaks o Expediente X por lo complicado y misterioso de una trama que no parece aclararse nunca sino complicarse más y más en cada emisión.

[Aviso: posibles spoilers a partir de este punto. Si no has visto la serie, tal vez prefieras no seguir leyendo.]

El fenómeno Lost se vio amplificado por una curiosa campaña en Internet consistente en la aparición de sitios web relacionados con elementos ficticios de la serie, como la web de Oceanic Airlines, la compañía area del vuelo accidentado, o The Hanso Foundation, una fundación que explica parte de la historia a partir de la segunda temporada, entre otras muchas. Los fans ampliaron este efecto con la creación de cientos de sitios webs y anotaciones dedicadas a cada detalle de la serie, especialmente a «los números». En Microsiervos, los hilos sobre la primera temporada y la segunda temporada batieron todos los récords con literalmente cientos y cientos de comentarios de los fans – allí se pueden leer decenas de teorías sobre lo que «realmente» sucede en la isla y qué hay detrás de los misterios de Lost.

Factor geek: Además de la utilización que hizo la productora de Internet para la promoción, el principal factor son principalmente «los números de Perdidos», aparente imán para geeks y todo tipo de frikis. Estos números se revelan avanzada la serie en una misteriosa escotilla escondida en la isla: 4 8 15 16 23 42. Los protagonistas no saben qué significan esos los números exactamente, pero pronto los asocian a sucesos de su pasado. En el caso de Hugo «Hurley», resultan ser los números con los que ganó millones en la Lotería, números que considera «chungos» porque le trajeron la mala suerte desde entonces. También se escuchan los números en las extrañas emisiones de radio que a veces se captan en la isla. Pero, sobre todo, los «números chungos» aparecen en literalmente cientos de pequeños detalles apenas apreciables en cada episodio. El gran misterio entre los fans es cómo encajan estos números dentro de la historia, si realmente significan algo o son un gigantesco «vacile» de los guionistas. Aparte de los números, la «Iniciativa Dharma» de la segunda temporada es definitivamente geek, una entidad entre lo científico, lo tecnológica y lo paranormal. También algunos personajes como Locke son verdaderos hackers de la supervivencia en ambientes hostiles. También hay múltiples referencias literarias y filosóficas, una suerte de hiperenlaces mas allá de lo obvio que sitúan en un metanivel muchos detalles de la serie, algo que siempre es del agrado de todo geek por salirse de lo obvio.

Frase genial, obviamente sobre los números:

¡Los números son chungos!
¡Los números son chungos!
(En inglés: Bad numbers!, Bad numbers!). Esta otra frase tampoco es mala.

Enlaces recomendados: