Por @Alvy — 4 de Noviembre de 2016

ManVSSnake

Man vs. Snake (2015) (El Hombre contra la Serpiente) es la historia de los récords de competición de Nibbler. Es un documental al más puro estilo de King of Kong (2008) o Ectasy of Order (2012) con los que incluso comparte algunos protagonistas. Se centra en las gestas de Tim McVey, un tipo normal y corriente que se obsesiona con un récord mundial. Pero muchos se estarán preguntando… ¿WTF es Nibbler?

Nibbler fue un one-hit-wonder de Rock-Ola, el mayor y único éxito de una compañía relativamente desconocida de videojuegos, allá por 1982. Su principal característica era ser el primer videojuego con un marcador de 9 dígitos: esto permitía alcanzar los 1.000.000.000 puntos al «darle la vuelta». Aunque tenía cierto nivel de dificultad para ciertas personas con agilidad manual y la mente entrenada para el reconocimiento de patrones era algo casi mecánico.

En Nibbler una serpiente recorre un laberinto estilo Pac-Man y crece a medida que come píldoras energéticas; si choca consigo misma como la Serpiente de los viejos Nokia, muere. El juego rápidamente aumenta de velocidad y complejidad, pero alcanzaba un punto en el que es posible ganar vidas extra más rápido que perderlas, mientras se van pasando pantallas y sumando puntos. El récord puede llegar a ser astronómico siempre que el cuerpo y la mente del jugador tengan la resistencia suficiente.

Es por esto que Nibbler se considera un «videojuego de maratón», donde además de saber jugar hay que tener gran resistencia física, una perfecta estrategia y una gran planificación perfecta para comer, beber, ir al baño e incluso descansar un poco en los momentos oportunos.

NibblerWebsiteHistory

Las partidas «de récord» en Nibbler suelen superar las 48 horas. Algunos jugadores sufren literalmente alucinaciones por la falta de sueño, el exceso de cafeína o ambas cosas combinadas con la subida de adrenalina y la tensión del juego.

En Man vs. Snake se narra cómo Tim McVey fue el primer jugador en alcanzar los mil millones de puntos en Nibbler, pero por extensión también en cualquier videojuego de la historia. Esto fue en 1984 y era un quinceañero. Pero poco después Enrico Zanetti en Italia le superó – aunque no había un registro fiable del hecho y su récord no se validó. Pronto entran en escena otros personajes, como Dwayne Richard, que bate el récord oficial décadas después, con controversia incluida.

Todo esto obsesiona a McVey, un hombre sencillo y con un trabajo monótono hasta el punto de hacerle «volver a los circuitos», a recorrer competiciones e intentar aprovechar sus días libres delante de un joystick.

El documental está impecablemente producido, incluyendo entrevistas y segmentos de animación de calidad, y tiene esos puntos interesantes de las competiciones límite, la épica, la superación y los personajes imposibles – incluyendo a Walter Day, el fundador de Twin Galaxies y Billy Mitchell, el pedazo de personaje de la partida perfecta de Pac-Man.

Desde luego a quien le gusten los videojuegos no debe perderse esta épica lucha contra la adversidad aunque en vez de enfrentarse a una montaña de ocho mil metros o una supermaratón de cien kilómetros se trate en este caso de estar horas y horas moviendo un joystick.

(Man vs. Snake está en Netflix.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear