Por @Alvy — 20 de Julio de 2016

Este largo pero interesante vídeo es una mesa redonda con varios ingenieros y técnicos de cine que cuentan en primera persona los últimos secretos sobre el funcionamiento de BB-8, en entrañable robot de El despertar de la Fuerza.

Y es que una de las características «firma de la casa» de J.J.Abrams es que se usaron efectos especiales relativamente antiguos frente al uso masivo de los CGI (efectos con imágenes generadas o modificadas por ordenador) tan comunes hoy en día. Esto le daba un aspecto un tanto viejuno a la película, consiguiendo momentos visuales en ocasiones más creíbles que los de otras superproducciones modernas.

En el caso de BB se habló mucho de la «magia» de su funcionamiento, de giroscopios, electroimanes, modernos sistemas de estabilización… Y hasta los fans crearon sus propias variantes, algunas a tamaño real, y los niños pudieron disfrutar con el BB-8 de Sphero, una versión a escala en juguete tremendamente resultona.

BB8 GreenMan
Haz clic sólo si quieres destruir en dos segundos la «magia del cine»

La realidad era mucho más simple: se construyeron bastantes modelos distintos de BB-8, cada uno capaz de realizar alguno de los movimientos que se ven en la película: rodar, mover la cabeza, etcétera. Nunca funcionó de forma autónoma, era más bien como un robot a radiocontrol.

Lo más llamativo sin duda son muchísimas escenas en las que el robot aparece con ayudas tales como ruedines, plataformas y palos para mantenerlo en equilibrio – sistemas tan toscos como efectivos. Por Internet ya lleva tiempo circulando una de las más famosas «carreras» que hace BB-8 junto a la base de los X-Wing, donde puede verse cómo en realidad era impulsado por un tipo disfrazado de azul-croma con unos largos palos. Luego se borraban todos esos «artefactos» retocando todo con CGI y listo.

Relacionado,

Y un poco de humor a costa de la Fuerza,


Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear