Por @Alvy — 7 de Octubre de 2015

En esta ingeniosa publipromo la gente de Dissolve viene a demostrar que hay tantos clips de vídeo de stock que casi, casi podrías montar una película con ellos (vale, es un poco exagerado, pero para un cortometraje o un anuncio bien que dan). Basta juntar unos cuantos, aplicar los ajustes de color adecuados y… ¡magia! Ya tienes una miniproducción montada.

El vídeo de stock de este estilo existe desde que el vídeo es vídeo y se utiliza mucho en las producciones de bajo presupuesto; hay empresas especializadas en temas (ej. energía renovable, militares, deportes de acción), ciudades o actividades (trabajo en oficinas) y al igual que sus primas las fotos de stock hacen más fácil y barato el trabajo artístico… aun a costa de acabar siendo cantosos y aborrecidos por muchos, como hijos bastardos de la industria del cine o la fotografía.

De hecho el planteamiento del vídeo es el de un juego que puedes probar con los amigos: adivinar las películas famosas que se esconden detrás de los montajes, teniendo como única pista una frase y el año en que se estrenaron. Las soluciones son tremendamente ingeniosas, aunque mezclan muchos estilos. (Mis dos favoritas están en blanco y negro, una al principio, otra hacia la mitad).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear