Logo Lainformacion.com
< Voltants, fotografía lo que te rodea
Avances en congestión aeroportuaria >

Sony opina que copiar tus propios CDs es robar

Una de las cosas que intentamos dejarle clara en la medida de lo posible a Rich Marty, el vice presidente para New Business Development de Sony Pictures Home Entertainment, cuando estuvimos hablando con él durante el encuentro con bloggers que Sony organizó durante la IFA de este año es que uno de los motivos por los que la gente odia los sistemas DRM es porque limitan lo que pueden hacer con el contenido por el que ha pagado.

Por ejemplo, le comentábamos que si uno se va de viaje puede que quiera llevarse alguna película o serie de televisión para ver, y es mucho más cómodo llevártelas en el disco duro del portátil si viajas con él que tener que ir cargando con los DVDs de un lado a otro, obviamente no por lo que pesan estos sino por no tener que estar pendiente de dónde los has dejado ni cosas así.

Otro tema es el de la música, ya que cada vez hay más personas que la escuchan en su ordenador o en su reproductor mp3, con lo que los CDs que no se pueden reproducir o convertir a mp3 en un ordenador son increíblemente incómodos y no hacen más que animar a estas mismas personas a descargarse esas canciones por otros métodos.

El señor Marty intentó convencernos de que de alguna manera los sistemas DRM son buenos para el usuario, pero las declaraciones de Jennifer Pariser, la abogado que lleva las denuncias de Sony BMG contra usuarios de redes P2P en Estados Unidos no hacen sino aclarar la postura de la compañía respecto a los derechos de los usuarios, ya que cuando le preguntaron qué entendía por robar canciones y si eso se aplicaba a convertir las canciones de los CDs que estos usuarios hayan adquirido a otro formato sus palabras fueron

Cuando una persona hace una copia para su uso personal, supongo que podemos decir que robó una canción. Hacer una copia de una canción comprada no es más que una forma bonita de decir que «roba una sola copia».

En fin, que cada vez tengo más claro por qué Sony es cada vez menos relevante en el mundo de la electrónica de consumo después de haberlo sido todo durante años.

(Vía Ars Technica.)