Por @Alvy — 7 de Septiembre de 2015

Adam Savage de Los cazadores de mitos se entretuvo en calcular la velocidad de las partículas disparadas por los rifles báster, que resulta ser de 208 km/h exactamente. Una velocidad muy apropiada para que los Jedi puedan evitarlos pero también muy por debajo de los 1200 km/h que son habituales en los proyectiles de pistolas y rifles convencionales. Y es que si fueran fotones como los láseres lo llevarían chungo: llegarían a 300.000 km/s y tan solo verían el impacto (y su propio desmembramiento o similar).

No es muy conocido pero los blásteres no son láseres, aunque hay gente que se empeña en intercambiar los términos, algo que es también común en su uso coloquial. Los blásteres no disparan fotones sino «partículas más pesadas»; más exactamente (Wikia dixit):

(…) estrictamente hablando, el láser es un arma mucho más antigua que el bláster. Y, a diferencia de las armas láser, los blásters son capaces de lograr un índice de fuego y una intensidad mucho más altos, aunque pierden distancia y precisión (…) Las armas bláster funcionan de manera distinta a los láseres comunes: al apretar el gatillo, se libera un gas explosivo (bláster) en la cámara de conversión, donde la fuente de energía del arma lo excita. El gas, ionizado y en estado de plasma, viaja a través de un módulo donde se somete a un nuevo proceso de excitación para obtener un rayo de partículas polarizado y uniforme (análogo a un rayo láser, pero hecho de partículas más pesadas que los fotones). El rayo de partículas se enfoca mediante un cristal con forma de prisma y se lleva a una nueva cámara de refinado, donde se convierte en la descarga final del arma. Todo el proceso se realiza en una milésima de segundo.

Dejamos los debates sobre los detalles técnico-científicos y si el plural de blaster es blasters o blásteres (etc. tc.) para otra ocasión.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear