Por @Alvy — 2 de Junio de 2016

Un simpático cortometraje grabado con la vieja técnica del stop-motion (¡requiere mucha paciencia!) sobre la rutina mañanera de un ingeniero loco y un poco vago que dota a su casa de avances mecánicos y robóticos para realizar las aburridas mismas cosas cada día. Muy simpático.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear