Por @Alvy — 2 de Junio de 2016

Un simpático cortometraje grabado con la vieja técnica del stop-motion (¡requiere mucha paciencia!) sobre la rutina mañanera de un ingeniero loco y un poco vago que dota a su casa de avances mecánicos y robóticos para realizar las aburridas mismas cosas cada día. Muy simpático.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees Telefónica aplica curas paliativas al juguete roto de Pau Garcia Milà La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible