Por @Alvy — 28 de Enero de 2013

En AsapSCIENCE han revisitado esta otra clásica paradoja, llegando a la conclusión –tras el tradicional debate semántico/terminológico– de que el huevo existió antes que la gallina. Al menos, «técnicamente hablando»: quizá fuera un huevo de gallina, quizá un proto-huevo, pero bueno… era un huevo al fin y al cabo.

Resulta interesante que justo lo contrario es lo que había demostrado años antes experimentalmente Alice Shirrell Kaswell de Improbable Research enviando una gallina y un huevo por correo postal. La gallina llegó antes que el huevo, así que –ejem– «la gallina fue primero», al menos si aceptas retorcer el lenguaje lo suficiente.

Compartir en Facebook  Tuitear