Por Nacho Palou — 15 de Septiembre de 2016

Inalámbricos. Caros. Perdidos.

Siempre quedará la ñapa de unirlos usando un cordón para gafas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear