Por @Alvy — 16 de Marzo de 2016

Todo son risas y diversión hasta que empiezan a aparecer duplicados de la gente que viaja contigo en el vagón del metro. ¿Se debe todo a alguna anomalía causal porque le acaban de dar al tipo el dinero que necesita para terminar de construir su supuesta «máquina del tiempo»? ¿O no es tan «supuesta»? ¿Por qué suplican que nadie le dé dinero para que no empiecen a suceder cosas raras?

Un argumento estupendo ejecutado con la perfección habitual por parte de los chicos de Improv Anywhere (aquí los créditos y el Cómo se hizo).

Cien por cien brillante.

Compartir en Facebook  Tuitear