Logo Lainformacion.com
< Endeavour/STS-126: Día 10
Manuales de cámaras huérfanas en línea >

Si Orwell hubiera publicado su diario como un weblog, probablemente no se hubiese comido un colín

Orwell Diaries y el huevo huevo huevoRebobinemos a 1938: George Orwell a veces narraba pequeñas historias en su diario, pero otros días en sus anotaciones sólo contaba que había recogido en su granja dos huevos, un huevo, un huevo, algo que había plantado, otro huevo, otro huevo más (y un plano del huerto), guisantes, otro huevo… Aderezado con repetitivos informes sobre el tiempo atmosférico, probablemente habrían clasificado su blog-diario como sobrevalorado, muerto o como de alguien sin talento obsesionado con los huevos, dos huevos, un huevo, otro huevo…

En fin, la recreación del diario sigue sonando prometedora, pero a a ver si en los próximos meses cambia la temática un poco. Como comentan jocosamente algunos de los seguidores, «¡Oh, Dios mío, está volviendo al zen de contar huevos!»… «A ver si tiene suerte el pobre y consigue pronto algo de bacon.»