Por @Alvy — 23 de Noviembre de 2015

El Ministrio del Interior griego mostrando orgulloso su password y contraseña en un post-it

Según contaba @GreekAnalyst al parecer el Ministro del Interior griego posó para la típica foto oficial en su despacho delante del ordenador... en el que podía verse un post-it con su usuario y contraseña apuntados. Una costumbre tan arraigada como inocente y nociva para la seguridad, más propia de descuidados y novatos que de alguien que dirige los Servicios de Inteligencia de un país.

Aunque la historia podría parecer de esas demasiado buenas para ser ciertas todo parece indicar que es bastante real: al poco tiempo los responsables de la web griega retiraban la foto para subir otra versión «recortada» en la que ya no podía verse el post-it. Pero con un poco de paciencia y ampliando el original era fácil leer la contraseña, que para colmo resultó ser una de las más triviales del mundo:

123456

Como sabiamente decía alguien por Twitter. «Gracias a Dios los griegos no tienen armas nucleares». Otros califican el asunto de incompetencia plena, mientras los más rebuscados dicen que igual la contraseña 123456 está puesta ahí como táctica de contra-inteligencia para despistar a los enemigos y que en realidad «no es esa» y en solo han hecho la foto «para despistar».

Hay que recordar que 123456 es también conocida como «la contraseña que cualquier capullo le pondría a su maleta» (Spaceballs). Y que si realmente quieres lanzar un misil nuclear probablemente tengas más suerte probando con 00000000, que es la que usaban los americanos en los Minutemen.

Lo cierto es que el nombre de usuario del post-it no es fácil de leer (ni siquiera en el original a más alta resolución) y que esa contraseña podría ser de cualquier cosa: del correo electrónico, del ordenador, del wifi o de la puerta del cuarto de baño del ministerio. Difícilmente los hackers podrán haber hecho nada con ella... Pero como lección de lo fácil que es conseguir información «supuestamente secreta» y caer en el ridículo, no tiene precio.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear