Por @Alvy — 2 de Julio de 2016

Sitios web brutalistas

{¡Advertencia! Necesitarás gafas de sol para ver esto. Tus ojos pueden quedar dañados irremediablemente si se exponen durante demasiado tiempo a estos sitios web.}

Pascal Deville recopila en Brutalist Websites los sitios de diseño brutalista que se encuentra por ahí. (El equivalente español sería QuéWeb!). Toscos, primitivos y casi salvajes, son sitios con páginas web que hacen poco uso de las posibilidades del HTML. Lugares indómitos en los que siguiendo la rústica línea que marca este estilo se utilizan los tags básicos en su acepción más primigenia: un poco de P H1 H2 HR, tipografía Times y poco más. La jungla amazónica del HTML (muchas veces los estilos CSS brillan por su ausencia) en la que adentraría ni Frank de la Jungla.

Son sitios donde la manita de buen gusto y usabilidad de los diseñadores brilla por su ausencia; básicamente se diría que han sido diseñados por un programador. El uso de algunos recursos gráficos es una auténtica patada de kickboxing a los ojos del visitante; en ocasiones casi criminal. Son básicamente un ejemplo de cómo hacerlo todo mal, un afrenta al bueno gusto y probablemente, como bien los han llamado, sean los sitios peor diseñados de la web.

Pero eso sí: una cosa es el contenido y otra el continente. Aunque la mayor parte resulten hirientes para el visitante eso es solo lo que parecen. Su contenido puede ser no solo bueno, sino excelente. Y de hecho hay dos notables ejemplos que verifican esa teoría de los grandes sitios con muchísima audiencia gracias al encanto de lo casero, cutre y descuidado: Craigslist y Hacker News.

Y es que entre las ventajas del minimalismo brutalista están tres factores infravalorados: la supervelocidad de carga (pocas páginas web son tan rápidas), la más que probable compatibilidad con cualquier dispositivo (navegador de escritorio, móvil, tableta) y el atractivo entrañable de «¡pobrecillos! Si es tan cutre es porque lo hace un equipo de poca gente sin muchos conocimientos ni dinero para pagar a un diseñador».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear