Por Nacho Palou — 17 de Noviembre de 2014

Jonty-Hurwitz-Micro-Esculturas-1
Jonty Hurwitz -- Escultura en el ojo de una aguja

Jonty-Hurwitz-Micro-Esculturas-2
Jonty Hurwitz -- Escultura sobre un cabello humano

Según Jonty Hurwitz, sus esculturas con medidas de aproximadamente 80 x 100 x 20 micras (una micra es la milésima parte de un milímetro) son las figuras humanas más diminutas que se ha hecho nunca: «su tamaño es parecido a lo que crecen las uñas en unas pocas horas; no se pueden ver a simple vista», escriben en Beautiful Decay.

Jonty-Hurwitz-Micro-Esculturas-3
Jonty Hurwitz -- Escultura sobre un insecto

La única forma de ver las esculturas de Hurwitz es utilizando un microscopio electrónico capaz de discernir los electrones. Las figuras se modelan e imprimen en 3D mediante la absorción de fotones, «la física cuántica convertida en arte», a partir de modelos humanos de verdad,
Si iluminas un polímero fotosensible con luz ultravioleta éste se solidificará. Probablemente lo conocerás porque los utilizan los dentistas para reconstruir piezas dentales. Concentrando esa luz a través de un microscopio sucede algo maravilloso: en el foco el polímero absorbe dos fotones y también se solidifica.

Esa es la "resolución" de la impresora 3D de Hurwitz, dos fotones. El resto del proceso es bastante parecido al de la impresión 3D más convencional, en la que un ordenador va formando la pieza solidifcando una capa de polímero sobre otra.

Qué cosas,

Hace sólo 6.000 años pintábamos figuras de animales en las paredes de las cavernas.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear