Por @Wicho — 21 de Septiembre de 2015

Ilustraciones de Frank R. Paul recolectadas por Joe Wolf
Life on Other Planets As Envisioned In 1940: ilustraciones de Frank R. Paul recolectadas por Joe Wolf

En la década de los 30 del siglo XX apenas acabábamos de descubrir Plutón y aún había muchas cosas que no sabíamos del sistema solar; de hecho aún creíamos que Venus y Marte albergaban vida.

Frank R. Paul, con la ayuda de Ray Bradbury, Forrest J Ackerman y Arthur C. Clarke, hizo una serie de ilustraciones para Fantastic Adventures en las que salían los habitantes del resto de los planetas del sistema solar tal y como los imaginaron:

Mercurio: está peligrosamente cerca del Sol, por lo que es un planeta extremadamente caliente. La vida, en opinión de la ciencia, sólo puede existir, lógicamente, en forma de insectos.

Venus: la ciencia dice que Venus es un planeta hermano y que formas de vida humanas son allí más probables que en cualquier otro planeta.

Marte: el marciano es un ser con una apariencia extraña. Ha evolucionado de forma muy distinta a nosotros porque Marte es un planeta más pequeño, tiene menos gravedad, una atmósfera tenue, y extremos de frío y calor. Tiene grandes orejas para captar sonidos disminuidos por un aire rarificado. Se comunica con sus congéneres mediante telepatía usando antenas naturales. Es alto y camina con la ayuda de pies con ventosas naturales. Tiene unos pulmones extremadamente desarrollados y un cuerpo estrecho y ligero. Tiene nariz y ojos retráctiles para protegerlos de la congelación. Su cuerpo, además de estar protegido por vestimentas científicas, está cubierto de pelaje abrigoso. Al ser la criatura más avanzada del sistema solar, lleva un rifle atómico, el resultado de un mayor conocimiento científico.

Júpiter: sus habitantes tendrían que ser muy grandes, y con mucha fuerza para soportar la enorme gravedad de este planeta gigante. Probablemente tendrían una torpe forma de moverse, ya que sería imposible que tuvieran piernas largas. Un terrícola necesitaría un tractor para moverse por allí.

Saturno: la vida habría evolucionado de forma similar a los insectos, con un cuerpo ligero capaz de caminar como una araña a través de su superficie pantanosa e inestable.

Urano: sus habitantes viven en un planeta rigoroso, enfrentados a una tremenda gravedad, una atmósfera densa, gases venenosos, y enormes tormentas.

Neptuno: sus habitantes se enfrentan a un mundo de gran densidad y a un entorno muy poco amigable. Una enorme gravedad, una superficie inestable, probablemente líquida con muy poca tierra, y una atmósfera densa, representan un gran problema.

Plutón: este mundo de frío y penumbra eternos estaría muy probablemente habitado por personas con alas parecidas a los murciélagos y con un pelaje protector muy espeso.

Y, como extra bonus, los habitantes de Io, la luna de Júpiter.

(So bad, so good vía @HiRISE).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear