Por @Alvy — 22 de Agosto de 2015

Los ingenieros del Grupo de Materiales y Medios junto con los del Laboratorio del Vidrio del MIT –que estos chicos tienen laboratorios para todo– han desarrollado una forma de impresión que combina los más antiguos métodos de modelar el vidrio con la moderna impresión en 3D.

El proceso se llama simplemente G3DP o «Impresión en Vidrio en 3D» y es tan bello como espectacular, sobre todo si lo grabas en vídeo con bonita música de fondo. La forma en que funciona es muy parecida a la de otros materiales: un «proceso aditivo» en el cual se van añadiendo capas o «chorrillos» de vidrio de forma muy delicada para formar los diferentes objetos.

Una de las características interesantes de este proceso es que permite controlar además de la forma la transparencia y el color del material, de modo que el resultado puede ser un poco más espectacular que cuando se imprime un objeto «todo blanco» o «todo verde» en las impresoras 3D tradicionales.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear