Por @Alvy — 25 de Enero de 2016

Este curioso experimento combina dos curiosidades que por aquí hemos comentado más de una vez: los vídeos esféricos y el efecto Droste. El primero se obtiene grabando una escena en todas direcciones y «cosiendo» hábilmente las imágenes para que el vídeo resultante sea «navegable» e interactivo (a veces los llaman simplemente 360°). El segundo se obtiene con una composición de imagen dentro de la imagen.

Aunque el formato panorámico o circular es común en fotografía no es tan habitual verlo en vídeo. Éste en concreto está grabado con una Ricoh Theta S empleando y programando lo que el autor denomina transformaciones de Möbius. Este uso de la geometría podría tener su interés para videojuegos, escenas de realidad virtual y otras formas de expresión artística.

El experimento es especialmente curioso por el asunto de poder ver un vídeo dentro del vídeo, algo que no es tan habitual.

Más formatos de fotografía y vídeos raros e interesantes:

Compartir en Facebook  Tuitear