Por @Wicho — 29 de Marzo de 2017

Dorado

En 2014 la artista iraní Neda Taiyebi se mudó a Kabul con la idea de poner en marcha una revista de arte… pero tras darse cuenta de que había poco negocio en eso terminó por dedicarse a darles una segunda vida a los restos de la guerra de Afganistán esparcidos por la ciudad.

Así, en lo que ha llamado Tanks project, ha convertido restos de blindados, convenientemente pintados en alegres colores, en lugares de juego para niños y sitios para descanso…

Jugando

Aunque haya necesitado protección armada para pintar algunas de sus obras.

(Vía womens art).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees Telefónica aplica curas paliativas al juguete roto de Pau Garcia Milà La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible