Por @Alvy — 17 de Enero de 2007

M.C. Escher: El Arte de lo Imposible

Ayer nos escapamos un rato a ver El Arte de lo Imposible, la exposición en el Centro Arte Canal dedicada a M.C. Escher. En total se exponen unos 135 trabajos originales de todas sus épocas, excelentemente presentados. El propio local de la exposición ha sido decorado minuciosamente en un colosal trabajo de muchos meses para lograr un espacio tan mágico y misterioso como las propias obras. Toda la sala está a oscuras y las obras cuelgan de paredes tenuemente iluminadas, rodeadas de algunas explicaciones e inspiradoras frases del autor. Grandes pósters muestran sus dibujos imposibles, como Belvedere o Cascada, de las que también pueden verse los originales. Un gigantesco pasillo con el suelo decorado con Metaforfosis II, de la que también se expone el original (de cuatro metros de largo), lleva a los visitantes de una zona a otra. Realmente espectacular.

Además de esto hay dos espacios realmente singulares: La Mezquita Isótropa, que es una zona de descanso laberíntica en blanco y negro y La Caja Mágica, un montaje escultural con algunos de los motivos recurrentes de Escher: escaleras, lagartos y la gravedad en todas direcciones. Además de eso hay varios vídeos, uno de ellos el interesantísimo efecto Droste. A pesar de haber leído muchos de los libros sobre Escher, encontré muchos trabajos del autor que no había visto con anterioridad, sobre todo de su primera época y de los paisajes italianos. Pude confirmar que las otras Metamorfosis I y III, sobras las que escribí hace unos días, no estaban expuestas.

Ver los originales de Escher tras los marcos de cristal me resultó especialmente intrigante: se podía apreciar el cuidadoso resultado de las técnicas de xilografía y litografía que tan a menudo usó y tan complicadas parecen para los no entendidos. A veces se ven detalles que en las reproducciones no se aprecian, e incluso pequeños fallos (como una plancha de color de de Metamorfosis II que está ligeramente movida y luego retocada a mano). Por desgracia no había en la exposición mucha información sobre cómo Escher llevaba a cabo esas técnicas de xilografía y litografía: para el público general resultan misteriosas y complejas; seguramente para artistas y expertos no tanto. Lo único que había al respecto era un pequeño vídeo en unos ordenadores al final del recorrido, que mostraban al propio Escher trabajando unos minutos, concretamente en su última obra, Serpientes, técnicamente muy compleja.

Ayer no había mucha gente y la visita fue tranquila, con suave música clásica de fondo (apropiadamente, creo que era Bach). Lo único un poco decepcionante: que después de un rato me llamaron la atención por hacer fotos de recuerdo, aunque eran sin flash, y eso a pesar de que no había allí a quien pudiera molestar lo más mínimo.

También había una tienda a la salida con todo tipo de objetos escherianos: libros, pósters, postales, puzzles, barajas de cartas, camisetas, corbatas, esculturas… En total nos pasamos allí más de dos horas, y sería fácil perder la noción del tiempo y una tarde completa a pesar de que la exposición no es muy grande. Creo que repetiré la visita para seguirla más pausadamente con una audioguía, y aprovecharé para comprar algunos recuerdos en la tienda y también el catálogo… Aunque los precios eran más bien tirando a caros, pero la oportunidad lo merece.

La exposición está abierta hasta el 4 de marzo de 2007 15 de abril de 2007 (ha sido ampliada debido al éxito).

Actualización: Encontré un video de cinco minutos en castellano que explica algunas de sus obras M.C. Escher [Google Video]. El mejor detalle: la transformación de la parte final de Metamorfosis II en el pueblecito real italiano, con movimiento. También hay un fragmento en el que sale Escher en persona, en una vieja grabación en blanco y negro, y además se le ve preparando algunos originales.

La página oficial por cierto es esta, un poco difícil de encontrar: M.C. Escher, el Arte de lo Imposible – Canal de Isabel II. Parece la misma página que está funcionando en los ordenadores de allí; se puede ver también un plano de la exposición y otras cosillas interesantes. (¡Gracias, Akinet!)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear