Por Nacho Palou — 24 de Mayo de 2016

La máquina Jller selecciona y ordena las piedras que encuentra esparcidas en su plataforma colándolas de forma organizada y según su edad geológica,

Los cantos proceden del lecho del río Jller, en Alemania, que da nombre a la máquina y son el resultado de la erosión y la fuerza de los glaciales de los Alpes. Al tratarse de una localización estudiada y conocida geológicamente es relativamente fácil datar la edad de cada tipo de piedra. Para ellos la máquina Jller analiza la imagen de cada piedra extrayendo información sobre su color predominante, composición, tramas y patrones, rugosidad y textura. A partir de esa información determina su edad y usando un una boquilla de succión coge la piedra y la coloca en el lugar adecuado.

Vía This is Colossal.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear