Por @Alvy — 20 de Junio de 2013

Mucho se podría decir del poder de la música, la belleza del agua y la relación espiritual entre ambos elementos… pero esto es algo más científico: un sensor de señales cerebrales que se utiliza para medir las ondas cerebrales (alfa, beta, delta, gamma y tetha) y convertirlas en vibraciones en diferentes recipientes con agua.

Dado que es posible controlar el estado mental concentrándose y relajándose, el montaje permite «manipular el agua con la mente» por decirlo de algún modo.

El resultado es sencillamente bonito e hipnótico.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear