Por @Wicho — 12 de Noviembre de 2015

Un grupo de músicos, diseñadores y programadores, trabajando con el Observatorio Astronómico Nacional de Japón, han creado ALMA Music Box, un ejercicio a medio camino entre el arte y la ciencia.

En éste datos obtenidos en 2011 por el radiotelescopio ALMA de la estrella R Sculptoris, en las últimas etapas de su vida, han sido utilizados para crear 70 discos, uno por cada longitud de onda observada, que puestos en su tocadiscos especial, iban acompañados de vídeos que los explicaban.

Más tarde la música de estos discos ha sido utilizada como base para las doce canciones del álbum Music for a dying star.

Siempre pone a uno un poco en su lugar pensar en que hasta las estrellas mueren.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear