Por Nacho Palou — 23 de Octubre de 2012

ladrillo-sangre-vaca.jpg

Jack Munro asegura que la sangre de las vacas puede aprovecharse para construir ladrillos, de forma similar a como se hace con las construcciones de adobe en las que los ladrillos están hechos con barro, mezcla de arena y agua sacada al sol.

Esto es un poco de casquería, pero es una forma ingeniosa de aprovechar la sangre de la vaca que de otro modo es un desecho. Y cada vaca contiene unos 30 litros de sangre.

La mezcla de arena y de sangre de vaca se calienta durante una hora a 160 grados y --según Munro-- resulta en "ladrillos resistentes al agua y válidos para la construcción [...] adecuados para lugares con climas áridos, donde se tiene una gran cantidad de vacas y un montón de arena, pero donde no sobra el agua."

Vía Dvice.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones