Por Nacho Palou — 4 de Diciembre de 2017

No se juega con la comida.

Déguster l’augmenté es un proyecto de Erika Marthins (en Vimeo) que se sitúa a medio camino “entre la última tecnología y los alimentos”, dos elementos esenciales en la vida de los humanos y que concentran buena parte de la innovación.

Deguster laugmenté Erika Marthins

El proyecto de graduación de Erika consiste en elementos como un postre animado, gelatina que se mueve con componentes robóticos; piruletas transparentes que contienen mensajes ocultos, que se muestran cuando la luz los atraviesa; o un disco “de vinilo” hecho de chocolate que suena y permite “experimentar a la vez el sonido y el gusto”.

Vía FastCo Design.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear