Por Nacho Palou — 21 de Mayo de 2014

Fotografía (cc) Hisashi.

El almacenamiento de residuos nucleares, capaces de emitir radiación mortal durante decenas o cientos de miles de años aunque se entierren bajo tierra, no es un problema resuelto. Y eso a pesar de que desde un punto de vista técnico se aspira a lograr que su almacenamiento sea seguro «sólo» durante 10.000 años, que es menos de una décima parte del tiempo que los residuos se mantendrán activos.

También «almacenar algo de forma segura para siempre supone un enorme problema de diseño», que es lo que se trata en el artículo / podcast Ten Thousand Years, de 99% Invisible --vía Co.Design. ¿Cómo alertar a las decenas de civilizaciones y de culturas diferentes que surgirán a lo largo de los próximos siglos y milenos de que hay residuos radiactivos y mortalmente peligrosos enterrados por ahí?

Pensar en dentro de 10.000 años es bastante difícil. Hace 10.000 años la tecnología más extendida en el mundo era la agricultura. Pero culturalmente no tenemos casi nada en común con la gente que vivió entonces. ¿Quién sabe cómo será el mundo dentro de otros 10.000 años? (...) el lenguaje no sirve. [El poema anglosajón] Beowulf está escrito en inglés antiguo hace apenas 1.000 años y hoy resulta incomprensible sin traducirlo.

Incluso los símbolos cambian de significado a lo largo del tiempo. El símbolo utilizado actualmente para indicar peligro tóxico o de muerte, la calavera cruzada con dos huesos, representaba antes que la muerte --antes incluso de aparecer en las banderas de los piratas y bucaneros (o en el escudo de La Coruña)-- la transmigración. Así que los símbolos en principio tampoco sirven.

El problema es tal que aún todavía se trabaja por encontrar una solución, desde que en 1990 el gobierno de EE UU propusiese a un grupo de profesionales de diversas áreas «el desarrollo de un método de identificación que perdure 10.000 años», el mismo período de duración exigido a la Planta Piloto para el Aislamiento de Residuos en Nuevo México.

Aún considerando la posibilidad de que simplemente a lo largo de 10.000 no caiga en el olvido la existencia de basureros radiactivos y su ubicación, igualmente existe la posibilidad de que esa información se pierda, que es el motivo por el que idealmente debería comunicarse el mensaje de que determinada zona es peligrosa --aunque lo ideal de verdad sería no dejar semejante marrón, pero bueno.

Una de las soluciones que se han propuesto --bastante wtf-- es la que recoge el artículo de 99% Invisible,

Lo más perdurable en la humanidad es la cultura: la religión, las tradiciones y las creencias. Varían a lo largo del tiempo pero el mensaje esencial puede perdurar más de mil años. La propuesta es modificar genéticamente gatos que cambien de color cuando hay radiación. Funcionarían como contadores Geiger vivientes. Entonces se podrían componer canciones y contar historias acerca de la conveniencia de salir corriendo si un gato cambia de color.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear