Por Nacho Palou — 3 de Junio de 2015

Le Périphérique es una obra del artista alemán 1010, la obra de 4500 m² cubra parte del asfalto de un trazado sin uso en una autopista de circunvalación cerca de París. Visto desde el suelo puede parecer el resultado del choque de camiones que transportaba pinturas, pero desde el aire se consigue el efecto tridimensional de un gran agujero en el suelo, un poco tipo puerta-hacia-el-infierno-de-los-unicornios.

En total hiceron falta cinco días de trabajo y unos 400 litros de pintura.

Vía Laughing Squid.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear