Por @Alvy — 3 de Abril de 2015

Dentro de su serie de películas documentales Unquiet que The Times va publicando de vez en cuando, encontré este episodio dedicado a la Times New Roman, una de las más clásicas y a la vez denostadas tipografías de la historia.

Al igual que su hermana lejana Helvetica (también en la lista de la vergüenza para muchos diseñadores), la Times New Roman se creó en 1931 para renovar las tipografías clásicas, en este caso para servir como tipografía principal del diario The Times. No cambiaría hasta 1972.

Tan popular se hizo en otros entornos que pasó inmediatamente a ser «la tipografía que servía para todo», la que con más comodidad leemos en un libro y la más reconocible en todo tipo de diseños. Con la llegada de los ordenadores personales se convirtió en la tipografía por defecto en cuanto las impresoras láser pudieron imprimir algo más complejo que las letras monoespaciadas clásicas.

En el documental puede verse cómo diseñadores de todo tipo explican sus virtudes, maravillas e infinitos detalles… para luego reconocer abiertamente que nunca jamás han usado Times New Roman en sus diseños (!!!) De hecho si no fuera porque su aspecto, concepto y líneas principales dieron lugar a sucesoras de la estirpe, como Times Europa, Times Classic, Times Modern o Times Millenium (actual) tal vez estaríamos ante la tipografía más popular y que menos diseñadores querrían usar.

Pero es que en el documento visual se da con la clave:

La Times New Roman fue creada para leerla, no para agradar a los diseñadores.

Eso sin duda zanja la cuestión.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear