Por Nacho Palou — 29 de Marzo de 2016

Algae-Water-Bottle-By-Ari-Jonsson

El plástico biodegradable es en realidad más bien poco biodegradable y una botella de agua que se tire por ahí seguirá por ahí incluso tanto como mil años después. Al enterarse de eso el estudiante de diseño Ari Jónsson sintió la urgente necesidad de buscar un material de reemplazo para el plástico.

Después de indagar en el asunto concluyó que una posible alternativa al plástico usado en las botellas de agua podría ser el agar o agar-agar, una gelatina que se obtiene de distintos tipos de algas que es muy utilizada, por ejemplo, en alimentación.

Una particularidad de la botella de plástico de algas de Ari Jónsson es que mientras tiene agua en su interior la botella conserva su forma. Pero en el momento en el que se vacía la botella comenzará a descomponerse, rápidamente.

Si te parece que la botella no tiene muy buen aspecto es porque sí, no tiene muy buen aspecto. Por un lado se trata de un prototipo y por otro lado está hecha de forma artesanal y con materiales orgánicos y naturales, sin ningún tipo de procesado ni de tratamiento. El agua almacenada en esta botella es potable, explica Jónsson pero lo cierto es que al rato el agua coge un poco de sabor a algas. Pero como proyecto es chulo y como idea ahí queda.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear