Por @Alvy — 6 de Febrero de 2012

Lo que ha conseguido la tecnología es hacer que todo se pueda cambiar al instante. Aquí es todo lo contrario: si no planeas cada uno de los pasos: el tamaño de los párrafos, cada línea, cada letra… puedes encontrarte con que tienes tirarlo todo y empezar de nuevo.

Maquetando e imprimiendo páginas con tipos móviles: literalmente uniendo trozos de madera, piezas de metal, tornillos y pasándoles el rodillo con la tinta para apretarlo todo sobre un papel y que quede perfectamente marcado. Es un precioso documental, que si hubiera que definir con una sola palabra sería bonito titulado Upside Down, Left to Right: A Letterpress Film, de Danny Cooke.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear