Por Nacho Palou — 24 de Marzo de 2018

Esta creación del estudio londinense Machine Shop funciona de forma similar a una impresora de chorro de tinta, pero liberando gotas de agua. Controlando cada inyector de agua de forma sincronizada se consiguen crear figuras a modo de esculturas 3D (altura, anchura y profundidad), incluso animaciones de figuras de agua.

Dado que la figura no permanece en el aire más que unos milisegundos, para capturar las figuras hay que sincronizar la “impresora” con una cámara que toma fotografías a alta velocidad usando un flash sincronizado.

Así es como se produce cada uno de los fotogramas que después se combinan resultando en un vídeo. Los movimientos de las figuras se han obtenido previamente registrando la acción de una persona en forma de puntos en el espacio. La máquina de Machine Shop interpreta y representa cada punto como una gota de agua individual.

Este otro vídeo muestra cómo se hace.

Vía FastCo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear