Por @Alvy — 13 de Marzo de 2017

MICR Code

La E-13B es una tipografía especial que se usaba (y todavía se usa) como parte del Código MICR, una tecnología que permitía –originalmente– leer los números de los cheques bancarios gracias a que estaban impresos con tóner magnético (básicamente tóner con óxido de hierro). Al pasar los números bajo un cabezal similar al de las cintas de casete se podían «leer» rápidamente identificando su señal magnética.

El sistema era efectivo al 99% incluso aunque se hubiera escrito con tinta sobre los dígitos o el papel estuviera ligeramente arrugado, dado que esto no afectaba a la cantidad de óxido de hierro presente. Los números y otros caracteres especiales (interno, terminador, cantidad y ruta) se situaban más o menos siempre en la misma línea (en la parte inferior de los cheques) para facilitar su lectura.

El invento del MICR data de los años 40; a lo largo de los 50 se estandarizó el concepto hasta llegar a la versión denominada E13B MICR: la E indica que era la quinta fuente considerada, el 13 que el tamaño era de 0,013 pulgadas y la B que era la segunda versión. En los años 60 pasó a ser estándar ANSI e ISO y a usarse en todas partes.

MICR Code

Con el tiempo surgieron tipografías completas aunque bastardas, que no respetaban el concepto original. Entre ellas estaba la Westminster. Básicamente son tipografías de aspecto «futurista» (para los años 60 y 70, claro) que además de los dígitos originales de la MICR contenían las letras y los signos de puntuación – y sobre las que no se podía aplicar la idea del tóner magnético ni se podían leer por ese sistema.


Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear