Por @Alvy — 26 de Abril de 2015

Sencillamente genial. Es un diseño de Benjamin Nordsmark. Carece de tecnología, porque los muñequitos del laberinto se mueven a manubrio, pero esto quizá le añada una pizca de encanto a esta curiosa pieza de mobiliario.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear