Por @Alvy — 17 de Junio de 2006

El Espejo Mágico de EscherEl espejo mágico de M.C. Escher. Bruno Ernst y Maurits Cornelis Escher. Editorial Taschen. 1992. 110 páginas. ISBN: 3-8228-0676-5. Español. Título Original: Magic Mirror of M.C. Escher.

Guardo este libro desde hace muchos años como uno de los más completos sobre M.C. Escher de mi colección. Es uno de esos libros «de mesa» de la editorial Taschen, probablemente ya descatalogado, pero que tal vez se pueda encontrar en inglés. La edición en español debe ser difícil de conseguir, aunque en su día los tenían de saldo en las tiendas VIPS, donde suelen tener titulos similares. Taschen editó recientemente La Magia de M.C. Escher que también es excelente, aunque de otro estilo, más visual y con menos contenido.

El Espejo Mágico de M.C. Escher está escrito por Bruno Ernst, un matemático que exploró muchos de los temas tratados por Escher en sus obras y que tuvo la rara oportunidad de poder entrevisarle, un día a la semana, durante varios años. De ese modo pudo recibir descripciones directas y detalladas de cada una de sus obras y de la intencionalidad, o más bien falta de ella, detrás de ellas. Cuentan que Escher no era precisamente un «tipo sociable» y que la gente corriente encontraba difícil tratar con él. Por suerte para todos, Ernst pudo establecer una buena relación de amistad y conseguir muchísima información directa para compartirla con todos en su libro.

Al comenzar el libro Ernst hace una breve biografía y luego clasifica y describe las obras más relevantes de M.C. Escher, organizándolas de forma temática. Sus descripciones incluyen las propias palabras de Escher, frases a veces literales y a menudo sorprendentes, pero también entra en estudios matemáticos y geométricos detallados de los trabajos. Escher reconoció no saber muchas matemáticas y haber llegado a algunas de las soluciones a los problemas visuales de forma autodidacta. Ernst añade por tanto el toque formal a sus obras, describiendo cómo «funcionan» algunas de las técnicas de ilusión creadas por Escher, tales como el uso de los puntos de fuga en las perspectivas, el porqué de las figuras imposibles y otros detalles curiosos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear