Por @Alvy — 6 de Febrero de 2017

Este precioso minidocumental de Vox describe cómo Minecraft pasó de ser un sencillo entretenimiento de construcción virtual con un poco de acción (el llamado «modo supervivencia») para pasar a ser un auténtico torrente de creatividad artística (el «modo creativo») en el que crear paisajes, construcciones, ciudades y todo tipo de artefactos.

Compañías como Blockworks y muchas otras crearon servidores, mapas y «extras» de todo tipo que no estaban en la versión «oficial» de Mojang (la empresa que lo creó) dando lugar así al nacimiento de todo un gigantesco ecosistema de servicios y aplicaciones a cual más interesante. El arte ha quedado plasmado en lujos libros como Beautiful Minecraft

Beautiful Minecraft

Beautiful Minecraft

Los servidores independientes tienen de todos modos sus propios problemas, surgidos del clásico dilema al que se enfrenta cualquiera que construya su mundo dentro del universo de otra empresa, que la noche puede caer en cualquier momento (tanto en sentido literal como figurado). A día de hoy el universo Minecraft es propiedad de Microsoft, en el futuro no está muy claro qué será de él, aunque su popularidad sigue siendo impactante: más de 100 millones de copias vendidas desde su lanzamiento.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear