Por @Wicho — 25 de Agosto de 2011

La radiación no se ve ni se oye.

Así que para poder «ponerle cara» lo que lo que han hecho la KSU, la organización de seguridad sueca, y el DJ Axel Boman es asignar una nota a cada cambio posible en los niveles de energía de un isótopo radioactivo cuando este emite rayos gamma.

El tono de esta nota depende del nivel de energía del fotón que se emite con cada uno de estos cambios, y el número de veces que se repite depende del número de saltos de nivel que se produzcan:

Pero por supuesto la gracia está en probar tu habilidad como compositor atómico en The Radioactive Orchestra, que es como han bautizado al proyecto, escogiendo tú mismo los isótopos, el ritmo base, el tempo, etc.

(MetaFilter vía Brain Pickings y finalmente @sarok).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear