Por Nacho Palou — 19 de Septiembre de 2017

Con una pantalla plana de televisión enmarcada a lo The Frame, pero con un marco de la vieja escuela, John Park logra crear el efecto de que se trata de una pintura antigua encantada.

Entre bambalinas una Raspberry Pi Zero produce cada cierto tiempo —o siguiendo las órdenes enviadas desde un pequeño mando— tenues cambios en los ojos del retrato digital. Los ojos se abren y se cierran, parpadean o cambian la dirección de la mirada con el fin de estremecer al personal.

El vídeo de John Park —lo cierto es que el vídeo que parece estar encantado— explica cómo conseguir ambos efectos: que la imagen de una pantalla digital parezca un lienzo antiguo y que los ojos del retratado realicen movimientos inquietantes.

La lista de la compra de los materiales y componentes utilizados junto con las instrucciones se pueden encontrar en la web de Adafruit.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear