Por @Alvy — 22 de Agosto de 2012

Como se explica en el vídeo, el secreto es conseguir que el agua forme una lente en la que la curva sea una parábola perfecta. Un plástico de cortina de baño puede valer. Hay que hacerlo al mediodía, con el sol en la vertical: los rayos del Sol que inciden sobre la «lente» se concentran y generan una potencia térmica de ~500 W en el punto focal, en una zona de unos 2,5 centímetros de diámetro – lo que permite calentar y quemar papel, madera, bacon o lo que a cada cual se le ocurra.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear