Por Nacho Palou — 7 de Febrero de 2015

Maurits Martijn en Medium, Quizá no es buena idea que leas esta historia usando un wifi público,

Vamos a un tercer café. La última petición que le hago a Slotboom es que me muestre lo que él haría si en realidad quisiera perjudicarme.

Me dice que vaya a Live.com (el sitio de correo electrónico de Microsoft) y que ingrese un nombre de usuario y contraseña al azar. Unos segundos más tarde, la información que acababo de escribir aparece en la pantalla de su ordenador.

«Ahora tengo la información para acceder a tu cuenta de correo», dice Slotboom. «Lo primero que haría sería cambiar la contraseña de tu cuenta e informar a otros servicios que utilizas que has olvidado tu contraseña. La mayoría de la gente usa la misma cuenta de correo para todos los servicios. Y esas nuevas contraseñas serán enviadas a tu bandeja de entrada, lo cual significa que las tendré a mi disposición».

Probablemente no es mala idea invertir en algo de seguridad extra ampliando la conexión 3G/4G del móvil.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear