Por @Alvy — 19 de Septiembre de 2013

Los bristlebots son pequeños robots vibradores cuyos componentes son la cabeza de un cepillo de dientes, un micromotor y una pila botón. Basta pegar el motor al cepillo, asegurarse de que el voltaje de la pila coincide y soldar algunas conexiones. Variando la posición en la que se coloca la pila y se reparte el peso se puede conseguir que el pequeño chisme «camine» por la mesa.

No es muy inteligente pero es un simpático robotijo. Y de aquí ha dominar el mundo con un ejército de pequeños siervos mecánicos hay solo un paso, ¡mwahahaha! En Kipkay los venden ya en kits y todo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear