Por @Alvy — 12 de Abril de 2016

Un palo de esos de los helados es la base de este altamente rudimentario invento que sirve como sistema de «alerta temprana» cuando alguien tropieza con un cable o abre una puerta. Se puede usar en casa, en el campo o en caso de Apocalipsis zombie.

Lo que se utiliza para realizar la llamada es cualquier terminal móvil viejo e inútil, cuya única característica obligatoria es que ha de ser de esos que tenían «marcación rápida» al mantener pulsada una tecla numérica. La recomendación obvia es un Nokia, que eran más rudos y resistentes, con batería casi infinita, pero sirve cualquier otra marca.

Con un poco de cinta aislante se fija el palo flexible –al que se ha pegado una tuerca– en la posición adecuada, de modo que sea capaz de «pulsar el botón». El palo se levanta con otro pequeño palito en equilibro al que va atado un cable. Hay que hacerlo como muestra el vídeo, de modo que cuando se tire del cable el sencillo mecanismo baje y mantenga pulsada la tecla de llamada. ¡Alerta lista para funcionar! Y más barato, imposible.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear