Por @Alvy — 27 de Diciembre de 2014

Este clasificador de M&M/Smarties/Skittles funciona con un motor que hace dar vueltas a los dulces hasta un tubo, que son examinados mientras caen con la cámara de un iPhone, que envía la señal a través de Bluetooth a un módulo Arduino que controla unos servomotores que abren y cierran las puertas adecuadas.

Todo es un montaje con cartón, ruedas dentadas, cables pegados con cinta aislante… Un hackeo al más puro estilo pretecnológico. Pero lo que importa es el resultado: una perfecta colección de chocolates clasificados como debe ser.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear