Por @Alvy — 10 de Mayo de 2015

Philippe Chrétien buscó financiación colectiva para fabricar una idea, el Reloj Fibonacci, y ya hay miles de personas interesadas que han multiplicado por 20 sus expectativas.

Este reloj sirve incluso como lámpara, aunque básicamente es un artilugio para marcar el paso de las horas. Eso sí, de una forma un tanto peculiar, según la famosa secuencia. Para poder interpretarla que reconocer las superficies y colores «convirtiéndolos» en incrementos de cinco minutos:.

Fibonacci-Clock

El reloj está fabricado con una placa Arduino y cuando esté a la venta saldrán por unos 100 o 150 dólares más o menos, según los acabados en madera.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear